17 de abril de 2011

Código Fuente

Source Code. Duncan Jones. USA. 2011

Jake Gyllenhaal / Colter Stevens
Michelle Monaghan / Christina Warren
Vera Farmiga / Colleen Goodwin
Jeffrey Wright / Dr. Rutledge
Michael Arden / Derek Frost


Sinopsis.

Un piloto militar destinado en Afganistán se despierta a bordo de un tren que se dirige a Chicago. No sabe muy bien que hace allí hasta que descubre que su misión es localizar a un terrorista que viaja junto él…aunque tendrá que morir varias veces para conseguir su objetivo.

Consideraciones.

Mezcle usted medio litro de la serie A Través del Tiempo (Quantum Leap, 1989) con dos piezas de Atrapado en el Tiempo (Groundhog Day, 1993) bien rayadas, añada después dos cucharas de Origen (Inception, 2010) y tendrá usted como resultado una notable pieza de ciencia ficción que bien han definido otros como intriga temporal.

Los iniciales planos aéreos de una idílica ciudad de Chicago no hacen presagiar la catástrofe en el que se ven envueltos los protagonistas de esta historia y que deben revivir una y otra vez gracias a un experimento gubernamental que explora las posibilidades de la mente humana y sus recuerdos. No es el colmo del cine intelectual, sino más bien un efectivo thriller, pero es interesante como hace pensar al espectador y la cantidad de posibilidades que ofrece la trama aunque haciéndose las pertinente preguntas uno puede descubrir dónde está la trampa que el guionista, Ben Ripley, y el propio director nos han puesto. Pese a lo aparentemente lioso del desarrollo, reducido a tres escenarios, nunca perdemos la noción de lo que realmente está pasando y eso ayuda a que las preguntas que nos formulemos vayan más allá.

Es una película de acción circular que correr el riesgo de resultar repetitiva, es dinámica y funciona a la perfección por su brevedad, apenas hora y media muy ajustada, y un muy bien escogido reparto encabezado por Jake Gyllenhaal. Menuda carrera, construida poco a poco y con éxitos pero ninguno tan apabullante como encasillarlo, está llevando este chico. Sin ser el típico ídolo teen ni de masas, tenerlo en una película, independiente o comercial, es siempre una garantía. Él está acompañado, principalmente, por Vera Farmiga y Michelle Monaghan. La primera se dio a conocer con Up In The Air (2009) y borda su papel en el tour de force que mantiene en algunas escenas con ese piloto desesperado por finalizar la misión encomendada. En cuanto a Monaghan, perfecta siempre repitiendo, con matices, su primera escena, la hemos visto en Misión Impossible III y en el debut de Ben Afflek en la dirección, Adiós Pequeña, Adiós (Gone Baby, Gone, 2007) pero me da la sensación que este es su primer papel de envergadura porque he visto varias de las películas de su filmografía y no la recordaba especialmente.

Segundo largometraje, tras Moon 2009, de Duncan Jones que debe estar harto de que en todas las entrevistas mencionen que es hijo de David Bowie. Pueden estar orgullosos, el por sí mismo y su padre por él, porque la crítica ha acogido sus obras con agrado por el talento que tiene y lo bien que funcionan, no por ser hijo de quien es.

La película y yo.

La sesión era a las 22.30 del sábado 16 de abril de 2011. Nada especial si no fuera tenemos porque habían pasado 30 minutos del comienzo del enésimo partido del siglo entre los dos equipos más importantes de nuestro país. El tránsito, rodado y peatonal, del entorno de Gran Vía que era bastante abultado y la sala, el clásico cine Callao, que estaba bastante llena muestran que hay todo un mundo que vive al margen del fútbol. No es ni bueno, ni malo, simplemente diferente.

Cuando salí del cine, me interese por el partido y la conversación fue algo así:

-¿hola? Oye no me puedo conectar a nada ¿Cómo ha ido el partido?
-¿Cómo? ¿No lo has visto?
-No, estaba en el cine
-Ahhhh pues menos mal que te lo has ahorrado porque ha sido un coñazo que ha acabado empate a 1….

En cuanto a la película…salí entusiasmado. Sabía poco de ella antes de entrar en la sala y me esperaba, la verdad, mucho menos así que disfrute un motón de los 93 minutos (que gustazo) de la cinta. ¿Recomendarla? No sé, yo recabaría alguna otra opinión no tan entusiasta como la mía (que me hizo repetir casi durante tres horas lo mucho que me había gustado…).

PD: el póster americano, el que veis en el blog, es infinitamente mejor que el que nos han puesto en España ¿Por qué?

Anoche una pelirroj.., digo, un cómic me salvó la vida.

No hay personajes femeninos mejor definidos en el comic que las chicas de Marvel. Ya le dediqué un post, que ahora podéis visitar reeditado, a cuatro damiselas poseedoras de interesantes colecciones propias pero ninguna de ellas tiene la fuerza del personaje que nos ocupa hoy. Janet Van Dyne (La Avispa), Susan Storm (La Chica Invisible), Wanda Magnus (La Bruja Escarlata) y Jean Grey (La Chica Maravillosa) fueron las primeras chicas, de entidad, con poderes en la gestación del universo Marvel. Con respecto a las dos últimas, ambas mutantes, son dos de los mejores personajes, sin distinción de género, que ha dado la historia de los cómics de superhéroes. Wanda tendrá su protagonismo es este blog por ese motivo y por ser miembro de mi serie de cómics de cabecera, Los Vengadores, pero es a Jean, interpretada en el cine por Fanke Janssen, a quién dedicaré el post de hoy.

Lo primero, por si algún entendido lee esto, es comentar que nunca he sido fan de La Patrulla X, acertadísimo nombre en castellano con el que algún traductor en estado de gracia denominó en España a los X-MEN, pero reconozco la potencia de la trama principal de sus historias, esos personajes rechazados por su diferencia, por lo que he leído bastantes aventuras del Profesor Xavier y sus muchachos. Lobezno pasa por ser el personaje más popular del grupo y su fama es tan grande que desde los 80 es uno de los personajes más icónicos de la casa apareciendo en múltiples series además de en la suya propia. Mutantes, muties, hay muchos más pero pocos tan interesantes como la pelirroja Jean Grey.

La casualidad ha querido que en breve espacio de tiempo haya leído tres historias muy centradas en el personaje siendo una de ellas una obra imprescindible dentro del cómic de superhéroes. Panini Comics, que estrenó hace unas semanas tienda on line, tiene editadas Hijos del ÁtomoLa Saga de Fénix Oscura y La Canción Final de Fénix, tres obras perfectas para conocer al personaje, aunque entre las dos últimas haya un paréntesis muy largo donde el personaje ha sufrido muchos cambios y que deja esta lectura algo coja y con necesidad de más.

Con una estupenda relación calidad /precio: casi 200 páginas a todo color por 9.99, se nos ofrece la colección completa X-Men: Children of the Atom y el número 1 de la serie original además de un par de complementos clásicos. En The X-men # 1 (septiembre de 1963) el origen del grupo, que a las órdenes de Charles Xavier, formaban Cíclope, Angel, La Bestia, El Hombre de Hielo y La Chica Maravillosa se contaba en poco más de 20 páginas. En ellas asistimos también al primer enfrentamiento de grupo con su archienemigo Magneto.

Colección Marvel Héroes. La Patrulla X: Hijos del Átomo. Panini Comics. 9.99€

"Todo me pareció tan extraño, Profesor, y tan…misterioso. No debía contarle a nadie, salvo a mis padres que venía aquí…y usted no explicaba que iba a estudiar aquí."

Son las primera palabras que Jean Grey pronuncia en ese número (su debut), dos viñetas después conocerá al resto del grupo y de entre ellos a su futuro marido, Scott Summers, Cíclope. Este tomo reconstruye aquellas páginas olvidándose de la capacidad de síntesis imperante en los primeros cómics Marvel. El guionista Joe Casey nos lleva a los orígenes de estos personajes situándolos en los contextos previos a su integración como grupo. Jean no tiene más protagonismo que el resto de personajes pero sí que su vida, con unos comprensivos padres y por tanto sintiendo menos hostilidad hacia su “diferencia”, es el contrapunto perfecto del resto, sobre todo del que será el hombre de su vida. Nacida con poderes telepáticos y de telequinesis, será el último miembro, y única mujer, en unirse a la primera encarnación de la Patrulla X, adoptando el nombre de La Chica Maravillosa (Marvel Girl). Una interesante serie que me gustaría que hubiese sido dibujada por completo por ese artista tan naif que es Steve Rude, en los lápices de los 3 primeros números.

No podría considerarme un lector Sr. de cómics sin haber leído La Saga de Fénix Oscura, una historia incluida entre los números con los que el guionista Chris Claremont y el dibujante John Byrne encumbraron a la Patrulla X. La obra aparece a menudo entre los 10 primeros puestos cuando se hace una selección de los 100 mejores cómics de la historia y no es para menos.

Colección Marvel Héroes. La Patrulla X: La Saga de Fénix Oscura. Panini Comics. 9.99€

Ni una página se puede desperdiciar de los números que van desde el 129 (enero de 1980) hasta el 137 (septiembre del mismo año) de The Uncanny X-Men. Además las portadas de los números 135,136 y 137 son dignas de poster. Ya convertida en Fenix, tras los acontecimientos que provocaron, números atrás, su aparente muerte, Jean intenta adaptarse a su nuevo status cuando el malévolo Mente Maestra, líder del Club Fuego Infernal al que también pertenece la atractiva Reina Blanca (Emma Frost), juega con su mente hasta desencadenar en ella la oscuridad del ser que la habita y que la ha devuelto a la vida.

La niña favorita del Profesor Xavier y su alumna más aventajada, se convierte en Fénix Oscura y, tras la destrucción entera de un planeta provocado por el inconmensurable poder que la domina, termina suicidándose. Un párrafo brevísimo no sirve para captar toda la fuerza de una historia irrepetible con los mejores miembros que ha tenido la Patrulla X jamás, Tormenta, Rondador Nocturno, Coloso, Lobezno y los ya mencionados Scott y Jean, en la que también asistimos a la primera aparición de la simpática Kitty Pride (#129) y al debut de la reina del disco Marvel, Dazzler (#130). Imprescindible obra para todos los amantes del cómic y de pasar buenos ratos.

Jean volvió a vivir, algo que no gustó a muchos, gracias al propio Byrne en las páginas de Los 4 Fantásticos y formó, junto a los integrantes originales de la Patrulla X, la primera encarnación de X-Factor. Tras unos líos argumentales de los que saco sólo en claro que Scott y Jean acaban con su relación y de que el primero tiene constantes idas y venidas del grupo, Jean vuelve a morir y el tomo que ocupa nuestra última parte del post, supone su canto final como personaje. Respecto al paréntesis que comentaba antes, tranquilos, la excelente introducción de Celes J. López nos pone en situación para disfrutar de La Canción Final de Fenix.

Marvel Deluxe. Astonishing X-Men. La Canción Final de Fénix. Panini Comics. 15€

"Siento haber tenido un sueño sobre mi esposa muerta tan intenso que me hizo romper mis gafas y destrozar la habitación con mis rayos ópticos mientras dormía"

Jean ¿vuelve? a la vida para desesperación de Emma Frost, nueva pareja de Scott, en una historia que no es brillante pero si muy entretenida. El guionista Greg Pak resuelve bien el tema, que no queda ni mucho menos cerrado (como siempre), ayudado por el impecable dibujo de Greg Land (¿Hay alguien que dibuje mejor a las súper-heroínas?). La fuerza fénix vuelve a la tierra en busca de la única persona que puede contenerla y cuando la encuentra muerta no duda en resucitarla. Ya no hay oportunidad para pensar que Jean ha vuelto, hay que destruirla a toda costa pero ahhhh!, esto son cómics y por supuesto hay sopresa final. Insisto en lo espectacular del dibujo de esta miniserie publicada hace ya más de 5 años que se puede encontrar recopilada en un lujoso tomo de tapas duras por precio bastante económico.

Muy buenos ratos he pasado leyendo esto y sé que muchos pasáis de los cómics pero no puede dejar de compartir con vosotros todo lo que me gusta. No es que los cómics vuelvan a mi maravilloso mundo (hacía mucho que no publicaba un “anoche”)… ¡nunca se han ido!. ¡Excelsior!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...