Ñoquis del 29

Hoy es 29 de octubre y cae en jueves, un día estupendo para darte un homenaje cenando. Con ello voy a darte un consejo para cenar esta noche: Ñoquis (así, con Ñ)

Plan A


- 1 K De patatas
- 300 grs. Harina
- 2 huevos
- Sal y nuez moscada a gusto.

Lavar las patatas y hervirlas (con piel) hasta que estén bien tiernas. Pelarlas y pasarlas por un pasa-pure (si se tiene) o pisarlas. Añadir la harina y se mezcla todo, con las manos, sobre una mesa hasta que la masa queda bien uniforme. Se van tomando trozos de la masa y se van haciendo rollitos más pequeños que luego cortamos y pasamos por un tenedor para darle forma. Cuando ya tenemos los Gnoquis (mejor ñoquis) los ponemos en agua hirviente no más de dos minutos.

Añadimos salsa de tomate o queso y ya tenemos plato para 4 personas.


Plan B

Te vas al supermercado y compras un par de bolsas de 500 gramos de Gnoquis, los puedes encontrar fácilmente en la zona de pasta refrigerada. Cuando llegas a casa, los pones en agua hirviendo, con sal, durante un par de minutos y ¡listo!

Añadimos salsa de tomate o queso y ya tenemos plato para 4 personas.

Resultado

¿por qué precisamente hoy día 29 de Octubre? Pues para recordar los famosos ñoquis del 29, una tradición Argentina que bien se podría implantar en nuestro País. Se trata de todos los meses comer ñoquis los días 29, colocando dinero bajo el plato. Según la tradición de allá abajo, esta práctica nos traerá fortuna para el mes entrante. Lo sé, es una excusa estúpida para comer un plato de pasta ¿y?, están deliciosos.

Buscando por la red encontré esto hace unos años...

¿Por qué se comen ñoquis (gnocchi) los 29 de cada mes? La tradición de servir ñoquis los días 29 nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII. Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico llamado Pantaleón, quien, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia. Allí practicó milagrosas curaciones por las que fue canonizado. Cierta ocasión en que pidió pan a unos campesinos vénetos, éstos lo invitaron a compartir su pobre mesa. Agradecido, les anunció un año de pesca y cosechas excelentes. La profecía se cumplió y otros muchos milagros. San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquel episodio ocurrió un 29, por tal razón se recuerda ese día con una comida sencilla representada por los ñoquis. El ritual que lo acompaña de poner dinero bajo el plato simboliza el deseo de nuevas dádivas.

En mi opinión fue, seguramente, un excedente de patatas en la Argentina de principios de siglo a la que se unió la visión comercial de algún iluminado. En cualquier caso es un plato de pasta bastante fácil de hacer y muy agradecido. Si lo vas a tomar de cena, conviene no haber comido mucho a mediodía porque al margen de sus calorías, unas 245 los 100 gramos, llenan una barbaridad. 

A ver si os animáis. 

Regresando al futuro

Debéis estar todos hasta la coronilla del tema, y no me extraña. No hay medio que no se haya hecho eco de que hoy es el día al que Marty Mcfly llegaba al Futuro en Regreso al Futuro II de Richard Zemeckys, 1989. Yo, ya veis que original, he programado este post para que se publique exactamente a las 04:28 P.M. del 21 de octubre de 2015...




Siendo purista, debería haber tomado la hora de Los Ángeles, pero bueno, la intención es lo que cuenta. En España se estrenó el 22 de Diciembre de 1989 y creo que con toda seguridad está fue la película que fui a ver en mi 15 cumpleaños rodeado de amigos. La primera parte había dejado sensaciones tan buenas que todos queríamos ver como seguían las aventuras de Marty McFly y lo cierto es que Robert Zemeckys no nos defraudó. Muchos años después mi hermano me regaló un cofre que guardo como un tesoro. Era el primer pack que se editó en DVD con las tres películas.


Los coches aún no vuelan (casi), ni las pizzas se agrandan en hornos ultra-paridos pero da igual, pocas cosas gustan más que la imaginación de aquellos futuros que nunca fueron, por eso estas películas, que mantienen el encanto de aquellas que se hicieron en los 80, se siguen disfrutando igual que entonces. En cualquier caso hoy hay aluvión de noticias sobre el tema y encontraréis en muchos periódicos especiales sobre lo que sí acertó la película (pantallas planas, vídeo-conferencias) y sobre lo que no ( deshidratadores, control del clima, rejuvenecimiento). 

Hoy hay programados maratones en varios cines de España que permitirán a muchos ver estas películas por primera vez en la pantalla grande. Es una buena iniciativa si puedes salir pronto del trabajo y estás dispuesto a pasar mas de 6 horas de diversión y buen rollo en una sala de cine.


Para los nostálgicos existen versiones de Lego...




Figuras Funko POP! (me encantan)...


Y en la Tostadora, la tienda de camisetas, he encontrado una que es ideal para los muy fans de la saga


Ya tenéis una cosa que hacer hoy, regresar al mañana que es hoy.

Al Galope

No intentes ser otra persona, simplemente muestra lo mejor de ti

La casualidad ha querido que Ana Wintour sea la portada de El País Semanal del domingo 18 de octubre de 2015, el mismo día que que he asistido a ver Al Galope, un monólogo sobre su más famosa predecesora en el cargo como editora de la revista Vogue en USA, la singular Diana Vreeland. Es muy probable que la Wintour, hoy una celebridad e influencia mas o menos directa del libro, y después película, El Diablo Se Viste De Prada, no hubiese existido si antes no lo hubiera hecho Diana Vreeland. Nacida en París en 1903, su vida es la historia viva del siglo XX ya que murió cuando este casi estaba llegando a su fin, en 1989. Fue editora de Harper Baazar durante casi 30 años hasta que desembarco en Vogue, durante 8 años que la terminaron de convertir en leyenda.



Los tejanos son la cosa más bonita desde que se creó la góndola

Tuvo una vida apasionante, como lo fue el siglo XX, conoció a Alfonso XII, a Richard Strauss, al Duque de Windsor, a Coco Chanel, a Jackie Kennedy e inventó el concepto que hoy existe de editora de moda. La casualidad la puso en un puesto donde dicen que fue fantasiosa y despótica, obsesiva de la perfección, trabajadora incansable y amante de los excesos. Desde su columna Why you don't? aleccionaba a sus lectoras a vivir una vida llena de emociones y nada convencional. Un adjetivo la define mejor que ningún otro: Excesiva, excesiva en todas las facetas de su vida. "Inventó" a la modelo Twiggy y casi se puede decir que amadrino a Andy Warhol.



No me molesta el mal gusto, sino la total ausencia de él

Gracias a Canal + pude ver hace uno años el documental The Eye Has To Travel, título que define a la perfección lo que quería provocar la editora en las revistas que dirigió, llevar a sus lectoras a sitios impensables, llenarlas de un glamour que no obtenían en su vida diaria, viajar con los ojos... Recomiendo su visionado a todos lo que tengan interés sobre la cultura del siglo XX.



Acaba de estrenarse en el Teatro Español de Madrid, Al Galope de Mark Hampton y Mary Luise Wilson, obra que nos sitúa en 1971 en el coqueto apartamento de la Vreeland en Park Avenue y justo después de volver de Europa tras ser despedida de Vogue. Un monólogo donde nos va desgranando su vida y la opinión que tiene de la misma, a la vez que organiza una cena que puede cambiar el rumbo se su vida. Carme Elías es la encargada de dar vida al singular personaje. Durante una hora y media...va saltando de un lado a otro de su vida enseñándonos como era y como vivió esta testigo de lo mejor y lo peor que tuvo el siglo XX

La versión original de Al Galope, Full Gallop, se estrenó en el off Broadway 6 años después de que muriese quien inspiró la obra y ahora ha sido rescatada visto el éxito obtenido por el comentado documental. Carmen Elías está esplendida haciendo su interpretación de Diana Vreeland (la aplaudimos a rabiar) y aportando todo el histrionismo que tenía el personaje, es una actriz muy elegante al que sienta como un guante el papel de la famosa editora. La obra se representa en la sala Margarita Xirgu del Teatro Español, que es una excusa perfecta para visitar La Plaza de Santa Ana, que está más bonita que nunca en las tardes de otoño. Hasta el 15 de noviembre tenéis oportunidad de aprender a ser un poquito más elegantes.

Puede que sea que el tema os parezca superficial, pero antes de los blogs, las super-modelos y practicamente todo el show que reodea a la moda, fueron las revistas las que dieron empuje a un industria que está presente en cada uno de nosotros, nos guste la ropa o no... ¿Habéis visto a mucha gente desnuda por la calle? pues cada pantalón, camiseta, jersey o chandal salió de un patrón, y un patrón de una persona que dibujaba sobre él. Puede que no sea fundamental para vivir, pero nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos, siempre llevamos puesto algo.  Durante la obra me di cuenta de dos cosas que tenía en común con Diana Vreeland. Ambos adoramos el color rojo, nunca me canso de él,  y los dos detestamos el color salmón (y en general todos los tonos pastel). Curiosidades


La elegancia real está en la mente. Si la tienes, el resto viene solo

Mi entrada de los lunes /7


Ya es un clásico abrir la semana con unas zapatillas para enfrentarse a ella. Y otra vez las elegidas han sido unas 574 de New Balance que me han acompañado durante todo el fin de semana.


Me habrían venido bien hace 10 años para hacer de una manera más ágil las sentaditas que obligaba a hacer Madonna con el que probablemente fue su último gran éxito de masas. Si, porque Madonna recuperó hace 10 años, aunque de manera efímera, el trono de Reina de la Disco con un álbum que se abría con Hung Up, una canción muy pegadiza que contenía un sampler de Gimme! Gimme! Gimme!  de los adorados (y a veces cansinos) Abba.


Confessions On The Dance Floor salió a la venta en noviembre de 2005 pero un mes antes se puso en circulación el single de presentación que fue un bombazo. Aún no existían, o tenían poca presencia, todas las competidoras que aparecieron después pero es no le quita mérito a una canción que fue número uno en más de 40 países.  Los años aún no le han hecho mella y aunque no es mi canción favorita de la diva, siempre que se hace un listado de sus mejores obras llega a figurar entre las 10 primeras. Sus influencias son muy reconocibles en canciones que salieron con posterioridad. ¿Os acordáis en España de la oleada de samplers o de el "yo también quiero tener mi Hung Up" de Marta Sanchez o Las Nancys Rubias?. Cambien situó a Stuart Prine, el productor, como uno de los más solicitados del mundo del pop.

¡Que buena suerte poder encadenar una canción disco con una película de ciencia ficción! Si, porque aunque en The Martian (me niego a llamarla Marte) no suena Hung Up, la música disco está muy presente durante toda la cinta.


Si no lo habéis hecho ya, corred a ver la última película de Ridley Scott protagonizada por Matt Damon. Me quedé pegado a la pantalla los 142 minutos de un metraje que en absoluto es excesivo para contar una historia de supervivencia final. Vemos como Mark Whatney queda atrapado, tras una fallida misión de la NASA, en el planeta rojo y se ve obligado a subsistir con escasos suministros, agudeza, espíritu y mucho sentido del humor, todo ello para encontrar una manera de comunicar a la tierra de que sigue con vida.

Matt Damon (la nominación al Oscar la tendría que tener asegurada) Jessica Chastain, Kristen Wiig (adoración es lo que tengo por esta actriz salida del Saturdan Night Live) , Chiwetel Ejioforu y Jeff Daniel encabezan el reparto de una película que hace más grande la ya enorme, en calidad y cantidad,  filmografía de Ridley Scott.  No soy nada objetivo ya que entusiasmado quedé con una película que es un canto a las capacidades del ser humano, sea cual sean las consecuencias finales. El pobre Mark se queda atrapado en otro planeta teniendo como único acompañamiento musical la lista de reproducción de la que fuera su comandante, Jessica Chastain. ¡Pura Disco Music! eso sí, con joya de Bowie incluida. Imprescindible.



Una pregunta ¿Porque si los cines de versión original tienen fichas sobre las películas disponibles para todos los espectadores, no las tienen, aunque sea de manera digital, en el resto de cines? Me parece una información muy útil la que proporcionan cuando las lees minutos antes de que empiece la película.  En los cines Ideal, más céntrico imposible, es donde la vi. Yo estaba en la butaca número 7 de la fila 11, en la misma butaca pero en la fila 10 se encontraba nuestro manchego más internacional, Pedro Almodóva. Tendrá sus detractores,  pero me acordé de un par da amigos con los que, de estar allí, nos hubiésemos puesto a recitar, sin ninguna vergüenza, algunos de los diálogos más hilarantes de sus películas. ¿No, Gonzalo?

Antes de llegar al cine me dí una vuelta por el Barrio de las Letras,ya que no todo lo más moderno y cool  está en Malasaña. La zona, sea por la odiada gentrificación, iros quedando con el término, o por regeneración natural, vive uno de sus mejores momentos. La excusa, además del que los Ideal se encuentran cerca de allí, fue conocer (por fin) la óptica de unos amigos míos, L'Atelier en la calle Moratín. Conociéndolos a ellos ya sabía que me iba a gustar el estilo que tiene el local y aunque, aún, no llevo gafas ya sé donde, llegado el momento, me las haré. No me gusta robar fotos y por respeto a la conversación que estaba manteniendo allí, no me puse a hacerlas, por eso os recomiendo visitar el local o visitar su página web para descubrir una óptica diferente, con estilo propio y alejada de los conceptos que de un tiempo para acá son comunes a este mundo: las grandes cadenas de producción industrial. Tienen una web que está muy bien y, por supuesto, están en todas las redes sociales. Qué pequeño es el mundo ya que a Fran y a Tom los conocí gracias a Gabriel y Jorge pero podría, porque no, haberlos conocido a través de mi amiga Cristina, que nada tiene que ver con los anteriores. El mundo es un Kleenex.

Kleenex, por cierto es una respuesta de Trivial. Hacía muchos años que no jugaba al Trivial Pursuit y el sábado volví a descubrir que gratificante y divertidos son los juegos de mesa en las tardes lluviosas de otoño e invierno. Acompañados de un refresco y rodeado de tu familia, son momentos en los que no hay foto que valga.

Que tengáis una fantástica semana
Nos leemos.

¡Por fin es viernes! /3

Hace justo un semana vaticinaba lo que iba a suceder hoy en Gran Vía, claro que no había que ser un genio para saberlo. La tienda irlandesa de low cost Primark ha sido noticia, trendig topic y carne de memes por la apertura de su tienda más grande en nuestro país. La apertura ha levantando tanta expectación que ha colapsado la Gran Vía. Twitter ha ardido (como se suele decir) y practicamente toda la prensa nacional se ha hecho eco del fenómeno causado. Yo, la verdad, lamento no haber estado allí ya que me encantan eso saraos.

Allí podría haberme pillado estas chulïsimas luces led de Marvel por 6 euros!


O estos complementos para esa época en la que no hay que escatimar y para la que faltan aún mas de dos meses por solo 5 euros.




En serio, visitaré la nueva tienda cuando pueda ¡con lo que a mi me gusta Gran Vía!

Ya que he comentado lo de la Navidad, es increíble pero unos grandes almacenes estaban el miércoles ya colocando la venta de adornos y en supermercado ya había turrones...¡Pero si aún no hemos pasado Halloween! ¡Qué stress! No deja de ser curioso ver, casi pegados, productos relacionados con las dos fiestas: mascaras de momias junto a arbolitos nevados y gordos vestidos de rojo. Lo de Halloween va camino de salirse de madre, los detractores, que son muchos, deben estar que trinan porque nunca he visto tal despliegue comercial sobre el tema como el que estoy viendo en 2015...¡Y encima cae en sábado! 

Yo ya vi una película ambientada en Navidad durante el fin de semana de sofá y manta que me marqué la semana pasada. En realidad viví todo un momento revival viendo películas que, os prometo, no había vuelto a ver enteras desde hacía muchos años.


Mucha gente tiene a Los Gonnies (Richard Donner, 1986) y a Los Gremlins ( Joe Dante, 1985) como dos películas míticas y no voy a decir yo que no lo sean, pero hay algo, como pasa con la saga Star Wars, de idealización en definirlas así. La primera es francamente impecable como película de aventuras y resume muy bien como era la juventud pre-informática. Yo tenía 12 años cuando la vi y me dejó lo suficientemente impactado como para que algunas escenas y diálogos no se hayan borrado de mi mente jamás. En cuanto a los Gremlins, es una comedia gamberra que en general está muy bien pero no me había dado cuenta hasta esta vez que aunque tiene secuencias magníficas como la de la cocina, hay otras que resultan algo faltas de ritmo, como cuando se empiezan a suceder, sin sentido, gags de los malvados bichos verdes. Pasé una tarde estupenda en casa bien cubierto rememorando los 80. Creo que, aunque reniegue mucho de los momentos revival, no será ultima incursión en los 80 que haga este mes. Por cierto quien conmigo estaba vio ambas películas ¡POR PRIMERA VEZ! a sus más de 40 años y quedó encantado.

También ha habido tiempo para ver cine más actual. Haciendo caso omiso a las malas críticas y un poco apabullado por la enorme promoción que ha tenido, acudí a ver la última película de Alejandro Amenábar, Regresión.


Quizás la película no sea su obra maestra pero no me parece que sea, ni mucho menos, fallida. Entretiene, asusta y está bien interpretada por actores de solvencia. Es una pena que el esfuerzo técnico, la película está impecablemente rodada, no permita diferenciarla de otras películas similares que normalmente son de segunda fila. A la salida del cine, división de opiniones y yo mismo no tenía claro si recomendarla o no, pero hoy no lo dudaría, iría seguro al cine a verla. Eso si espero que la academia de cine de nuestro país no nomine, como hace siempre que una actriz de hollywood protagoniza una película española,  a Emma Watson como mejor actriz. La chica no es mala pero francamente, Ethan Hawke se la come en cada planto que comparten. Vista en V.O. en los cines Kinepolis, en la Ciudad de la Imagen en Pozuelo, Madrid.

Otra cosa que he hecho esta semana, en la que he vuelto a viajar en Metro (vuela), es oír mucha música. He recuperado mi viejo Ipod por eso de no gastar datos y batería del teléfono, pasando al dispositivo un buen número de discos que me apetecía oír. Entre ellos está  el tercer disco de Hurts.


Entusiasmaron con Hapiness en 2010 y parece que pincharon en 2013 con Exile, así que este Surrender, que acaba de salir y cuya edición física es una joyita, debería ser su redención. A mi me ha gustado mucho, no tanto como su primer disco pero mucho más que el segundo. Vosotros mismos podéis comprobarlo bien en spotify...



O con estupendos vídeos como este Some Kind of Heaven




Os deseo a todos un estupendo fin de semana. Yo ya sé lo que voy a hacer : escribir, leer, ir al teatro, comer paella y quizás viajar a Marte.


Big in Japan XII

TOKIO viernes 21 de agosto de 2015


Ya llegamos al final de mi aventura Japonesa.  Este es el último post dedicado al viaje puesto que el viernes 21 de agosto abandonamos Japón pero aún queda uno con pequeñas cosas y anécdotas se vinieron conmigo.

El último día ya no teníamos ningún tipo de programa, solo la condición de tener que estar en la puerta del hotel a las 19.00 para nuestro traslado al aeropuerto. Sin ningún tipo de stress, mucho más relajados, volvimos a Omotesando para hacer el mismo recorrido que habíamos hecho nuestra primera tarde en Tokio pero con la luz de día



Pasaeando más tranquilamente, la vi nuevamente como cualquier zona de alto standing europea con los retoques minímos para saber que estabas en Japón y no en París. Por cierto que los Japones conducen a la izquierda como los ingleses. Preguntamos sobre el tema y nos contaron que era algo relacionado con los Samurai y el lugar donde llevaban la espada aunque nosotros convinimos es que no había tanta leyenda sino que solo se trataba de influencia inglesa.  Otra cosa curiosa de Japón es que no se puede fumar en la calle. Los bares y restaurantes están divididos por zonas pero si vas por la calle y quieres fumar tienes que ir a uno de los smoking points distribuidos por la ciudad. Me pareció muy curioso y ya no sé si es por imagen, por cuidar la salud publica o por la contaminación.

No me extraña que Omotesando sea el barrio favorito de muchos de los Europeos que visitan Japón. Una vez abandonas la avenida principal, las calles que la atraviesan están llenas de ese encanto que, por ejemplo, tiene la calle Jorge Juan de Madrid en su primer tramo. Era temprano, pero seguro que unas horas después las calles se llenarían de la mejor gente de la ciudad.


Volvimos a hacer el mismo recorrido que el primer día hasta llegar nuevamente a Shibuya donde vimos, por fin, la estatua dedicada a Hachiko, el perro fiel que esperaba a su dueño incluso años después de su muerte. La casualidad quiso, para alegría de todos los turistas apostados allí, que un gato eligiera echarse una siesta justo debajo del perro lo que nos dio la oportunidad de tomar una foto realmente curiosa.


En Shibuya ya guarde la cámara. Me limité a disfrutar del momento, a observar a los miles que cruzaban el cruce y cruzarlo yo también unas varias veces. Es todo lo contrario un lugar del planeta donde encontrar paz, pero incluso entre el bullicio puedes encontrar tu rincón para la reflexión o la tranquilidad. Entre las cosas que vimos por la zona está uno de los famosos hoteles capsulas o la importancia que los Japoneses aún dan al formato físico en música.


El edificio de Tower Records en una torre donde solo se vende música. No es como los centros comerciales de la cultura que conocemos en Europa,  en este edificio de Tokio la protagonista absoluta es la música. Allí me encontré esto :


La edición japoneas de discos de La Casa Azul y de repente me sentí como super orgulloso de Elefant Records, de que una empresa española haya sido capaz de colocar el indie patrio en la otra parte del globo. También vi discos de los grandes de nuestro país y de otros artistas independientes con La Bien Querida.  Una hora entera pasé allí dentro intentando buscar música japonesa, operas y ediciones exclusivas para el país. Una gozada para mi último día.

El resto del día los pasamos pateando la ciudad y haciendo las últimas compras antes de subir de partir al aeropuerto.  La tarde iba perdiendo luz y todo se volvía más triste y más siendo viernes, es como cuando te vas de la fiesta antes de que empiece, pero tocaba volver a casa y el viaje iba a ser muy largo.  Esta foto la tomé desde el autobús que nos llevaba al aeropuerto, donde nos despedimos de nuestros amigos pero sin ninguna tristeza porque ya teníamos el contacto para siempre.


Me hubiese gustado preguntar el nombre a cada Japones o Japonesa que se ha esforzado en ayudarnos, nos ha explicado que metro tomar, nos ha acompañado o nos ha sonreído. Todos ellos intentando explicarse en ingles para acabar, al descubrir que eramos españoles, chapurreando un "me gusta España " o  un " mucho gusto". Si tuviese sus nombres los enumeraría para decirles, bien alto y desde este blog: ¡ARIGATO!

También a Josema y a todos los amigos que hemos conocido, a Elia y sus hijas, Elia y Sofía, a Ataulfo y Marisa, a  Pedro, Sonia, Pilar y Javier, a Rose y Paco... a los 6 de 6, a la familia de 7...uff eran tantos, espero tener la suerte, se que a cuatro seguro, de volverlos a ver algún día.


Para acabar, este blog se llama las zapatillas de Maxi...y gracias les debo dar a mis Stan Smith por darme tanta comodidad este estupendo verano.


Feliz día de la Hispanidad.

¡Feliz Fiesta Nacional, España!




Unas zapatilla abriendo el post de lunes, como siempre, pero no un lunes normal porque hoy es ¡Festivo!, una maravilla. Así que he escogido estas 574 de color rojo y amarillo para festejar el día grande de España. Día de la Hispanidad, Día del Pilar, de La Raza,  del cruce de culturas o el Columbus Day, hoy es fiesta en muchos sitios a un lado y al otro de ese gran charco que es el Atlántico. Además de en España es fiesta en prácticamente todos los países americanos y aún no siendo festivo en algunos, es un día especial en todos ellos. Habría que recuperar la OTI y celebrarla un día como hoy ¿no?  ¿Qué no sabéis lo que es la OTI?... no voy explicar lo que ya esta explicado

Festival OTI de la Canción o Festival de la OTI, cuyo nombre original era Gran Premio de la Canción Iberoamericana, fue un certamen musical donde cada uno de los países pertenecientes a la OTI participaba con una canción, de manera similar al Festival de la Canción de Eurovisión. Se celebró por primera vez en Madrid el 25 de noviembre de 1972 y, tras una suspensión en 1999, su última versión tuvo lugar en Acapulco el 20 de mayo de 2000 —totalizando veintiocho ediciones—. Desde entonces, el cuestionamiento en el sistema de votaciones de los últimos eventos, la falta de auspiciadores y la baja calidad de los participantes —que provocó el retiro de financiación de países claves y emblemáticos de dicho festival como España— motivaron su interrupción indefinida.

Desde el Teatro Colón de Buenos Aires (España entera está con vosotros dice el presentador ) aquí tenéis la actuación de Alex y Cristina en el Festival. No, los gallegos no ganaron.



Un año antes en 1987 y en Lisboa, Vicky Larraz se presentó con un tema que superó en el tiempo la trascendencia del Festival y se oye aún en las fiestas más chochis. Quedó tercera...


Pero no todo fueron derrotas, España gano el Festival 6 veces ¡6 veces! 2 de las cuales las gano Francisco. 6 triunfos en la OTI frente a 1,3 victorias en EUROVISION. No hay color.  Además, la música latina está dominando el mundo, solo hay que ver a Pit-bull, así que el festival debería resurgir de sus cenizas. Se dejó de celebrar en el año 2000, si volviera recuperaríamos el Orgullo musical Latino y, de paso, sería la excusa para que unos cuantos nos reuniésemos frente al televisor e hiciéramos una fiesta con burritos, paellas y panqueques de dulce de leche para disfrutar de la velada.

Poniéndome serio, sería ridículo que desde este blog festejase el día de otros países y no del día grande del que vivo. No entiendo ni esa necesidad que corre por la red de reafirmarse en ser lo que se es, ni tampoco ese creciente repudio más vinculado a consignas políticas que a verdaderos sentimientos. Yo no tengo esa necesidad porque no tengo dudas ni complejos, ni creo que nadie debiera, y no me gusta usar el nombre del país en balde, pero allá cada cual. Me encantan las fiestas, me encanta este país y en mi casa, junto al de otras banderas, también hay un cojín con la española y eso no me convierte ni en facha ni el la cantidad de tonterías que he podido leer por ahí y dan entre risa y miedo.


FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD

Big in Japan XI

TOKIO Jueves 20 de agosto de 2015

Escribo esto, contando los últimos días que pasamos en japón justo 2 meses después de haber empezado aquel magnifico viaje. De hecho, minutos antes de ponerme a terminarlo he mandado un montón de fotos vía whatsapp a los amigos que hicimos durante el viaje. Volviendo al jueves 20, ese día, y ya hasta que nos fuéramos, eramos completamente libres para perdernos. 

Nuestra primera parada de la mañana fue el mercado central del pescado de Tokio. El mercado de Tsukiji es el mercado de pescado más grande del mundo y todos teníamos mucha curiosidad en conocerlo. De camino pasamos por la puerta del Kabuki-Sa, el teatro dedicado al Kabuki (típica representación Japonesa) pero solo nos detuvimos, no eran horas, a hacer un par de fotos a su singular fachada.


Un atún gigante nos anunció que ya estábamos en Tsukiji. El tráfico lleno de pequeños utilitarios, motos y furgonetas, el día gris y lluvioso, los puestos pegados unos a otros, llenos de luz y pescado me trasladaron a mi, cinefilo como soy, a un ambiente totalmente cercano al de Blade Runner. Faltaban la música de Vangelis y la apostura de Harrison Ford en aquella película.


Los ojos de los 6, y eso que acabábamos de desayunar, se nos abrieron como platos al ver lo que se ofrecía en los puestos que están justamente delante de la lonja donde se comercializa el producto. Cientos de puestos, unos pegados a otros en las que vimos cosas que difícilmente veremos en otro mercado del mundo. Mi creciente preferencia según pasan los años hacia el pescado sobre la carne, me tuvieron alerta todo momento y hasta tuve ganas, sin hambre, de probar las cosas que se me ofrecían. Por cierto, Japón es el país más limpio en el que he estado, puedes comer en el suelo, de verdad, es de una limpieza exagerada. Tokio es una ciudad de 13 millones de habitantes y ya quisiera mi adorada Madrid, con solo 3, estar la mitad de aseada. El mercado, con todo lo cochambroso que parece ser en las fotos, no era una excepción.




Insisto en que tanto nos gustó el lugar que hicimos tiempo pateando la ciudad para volver a comer allí, y vaya si comimos. Volvimos a experimentar eso de subir a un segundo piso para ver que se nos ofrecía y encontramos un pequeño restaurante con poquitas mesas en el que, como ya habíamos hecho otras veces, tuvimos que quitarnos el calzado y sentarnos a la japonesa sobre un tatami. El restaurante era el A-B-C de lo que entendemos por cultura culinaria del Japón. Sencillo, sin apenas decoración, con espacios reducidos, silencio y aspecto espartano pero delicado a la vez.  Después de 10 días en Japón pudimos probar por primera vez un SUSHI, así, en mayúsculas.


Soy fanático de este tipo de comida, que ya he comentado, no es lo que comen los japonese todos los días.  No podía ser más fresco, del mercado a la barra, pudimos ver como nos lo hacían en el momento. Se nos deshacía en la boca, el sashimi de atún marinado con limón, y eso que yo soy más de maki, era la estrella de la tabla. Hay momentos que quedan asociados a un viaje que son más fuertes que otros. Ese momento con Josema, Sonia, Javier, Pilar y Pedro es el momento que yo he elegido como más emocionante del viaje. Un experiencia inolvidable, era como cuando quieres algo con todas tus fuerzas y lo consigues. Quería conocer Japón, quería patear las calles de Tokio, quería comer Sushi, todo lo conseguí y, además, conseguí unos amigos, que el tiempo dirá, pero estarán vinculados a mi para siempre, que para eso nos hemos hecho unas fotos que quedaran para siempre jamás. Ya me encargaré yo.

Cuando salimos de comer, a una pequeña terraza exterior, parecía que los farolillos y los carteles los habían puesto por nosotros. Siento ponerme cursi, pero es una licencia que me permito, me acordé de todos los que se hubieran vuelto locos aquí. El viaje podía haber acabado en ese momento y yo ya me habría dado por satisfecho, pero no fue así.


Nos quedaba la tarde y la noche, y no las íbamos a desperdiciar. Desde el mercado tomamos el metro, ya eramos expertos, para ir a Akihabra,  el lugar donde se encuentran los comercios de electrónica  y también del manga.




Akihabara nos sorprendió más por los colores, la actividad, los locales y los dibujos que por la tecnología en sí. Lo digo porque aunque vimos mucha no nos pareció ningún chollo asi que ninguno picamos. Lo que si nos encantó fue perdernos dentro de galerías llenas de comercios vendiendo todo lo que se puede vender en tecnología.  Hay tanto que ver, tanto en que fijarse que me extraña que no acabara con un terrible dolor de cuello de tanto girar la cabeza.



La electrónica convive con el manga, así se pueden encontrar cientos de locales dedicados a este arte.  Pudimos entrar en tiendas que vendían cómics, figuras y videojuegos  y debo reconocer que aquí si estuve tentado a picar, pero me contuve. Sentí cierta envidia de los aficionados al cómic en Japón, esta tan metido en su cultura que es fácil de encontrar en cualquier lugar.  Hay mangas muy blancos, los hay apocalípticos, realistas y, de los que más triungan, los algo subiditos de tono sin llegar a ser Hetai (porno). Mirad la ilustración de las muchachitas de aquí abajo, deben de tener un terrible dolor de espalda....




En esta zona vimos uno de los famosos Maid Cafes, un fenómeno en japón dirigido al publico masculino. En estos bares las camareras, vestidas de una manera muy sexy y al estilo manga, tratan a los hombres como si ellas fueran sus sirvientas, ellas además de servir pueden jugar contigo, contarte un cuento y las hay que te pueden hasta abofetear. Cuando Reiko nos lo había contado días antes,  los ojos se me salían de las órbitas.  Vimos a una de las chicas repartiendo publicidad, pero no, no entramos. A lo que si entramos fue, en parte porque se puso a llover y en parte porque queríamos ver lo que había dentro después de ver entrar a un travesti con braquets y peluca verde, a un Sex Shop. Como este es un blog de esos que no están limitados en edad omitiré lo que vi allí. Japón, es realmente el lugar del mundo donde hay de todo, absolutamente DE TODO. 

Nos perdimos buscando un Starbucks pero cuando lo encontramos...uf, ese café imposible de estos locales paradigma de la globalización, nos supo a gloria. El último tramo de la tarde lo pasamos paseando por la zona noble de Ginza, donde están todas esas tiendas que son comunes en todas las ciudades del mundo con cierto caché. Bulgary, Gucci, Prada, Armani, Louis Vuitton, etc...No negaré que son espectaculares, pero conocidas las originales de Paris o Milan, que queréis que os diga, el asombro va a menos.



Por momentos pensé que estaba en la Quinta Avenida y que en una esquina me iba a encontrar el Moma, porque este calle es calcada a la famosa avenida de Manhatan. Solo me impactaron dos cosas una juguetería y una tienda de ropa.  La tienda me la había recomendado mi amigo Gonzalo, se llama Uniqlo y busca local para establecerse en Madrid. La juguetería me llamo la atención porque, de verdad, la de dinero que da Star Wars en el país nipón...nunca había visto tantos productos de la franquicia galáctica.


Para la noche nos quedo Shinjuku, una de las zonas con más vida noctura de la capital. Allí cenamos y tomamos una copa en ¡un irlandes! Al margen de las anécdota, cuando me bajé del metro me di cuenta de una cosa. En Tokio todo es más grande, más espectacular. Nueva York tiene un Times Square...Tokio tiene por lo menos 5 lugares con tanta luz y gente como la plaza más famosa del mundo. Es algo alucinante.




Fue nuestra última noche en Tokio y también en Japón. La última vez que vi sus espectaculares luces y su viva nocturnidad. Un lugar, si no estuviese tan lejos, para volver siempre. Ya solo quedan un par de entradas sobre el viaje y me está dando bastante pena acabar este relato..¡Lo he pasado tan bien!.

Lección del dí : No importa todo lo que sepas, o creas saber, sobre el sexo. Siempre hay algo nuevo que te va a sorprender. No, no todo está inventado.